8 consejos para mejorar el ambiente laboral
14 febrero, 2022
8 estrategias para atraer y conseguir clientes nuevos
28 febrero, 2022
Mostrar todo

Teletrabajo, ¿Bueno o malo para el negocio?

La pandemia del coronavirus ha hecho que muchas empresas migren al teletrabajo. Ahora bien, la decisión de usar o seguir usando esa modalidad en tu negocio depende de ti.

Tienes que tener en cuenta las características de tu empresa al momento de decidir. Pero la clave para elegir bien es evaluar las ventajas y las desventajas que eso conlleva, y aquí las encontrarás.

¿En qué consiste el teletrabajo?

En primer lugar, hace falta dejar clara la definición de lo que implica el teletrabajo; según la OIT (Organización Internacional de Trabajo). Según este organismo importante, consiste en una manera de trabajar que se hace a distancia, usualmente en casa.

Para esto se usan diferentes tecnologías de comunicación e información que hacen viable esta forma de trabajar. Por supuesto, no cualquier empresa o profesional puede valerse de esta modalidad, debido a que hay ciertas limitaciones dependiendo del rubro.

Además, no en cualquier ciudad o país se tiene buen acceso a la tecnología que evita que la distancia física sea un problema. Debido a eso, es necesario evaluar con detenimiento si realmente conviene implementarlo en tu negocio o no.

Ventajas de la implementación del trabajo a distancia

El trabajo a distancia puede suponer ventajas para la sociedad, para tus empleados y para tu empresa. Pero, al ser quien dirige el negocio, seguro te preocupa más cómo afectaría a este incorporar esa modalidad de trabajo.

Por eso, los beneficios analizados aquí aplican principalmente teniendo como punto central ese interés en mente.

Más autonomía y flexibilidad

Conceder autonomía a tus empleados implica darles un voto de confianza en que pueden realizar bien su trabajo, y lo harán. Esto va de la mano con otorgar flexibilidad para controlar su entorno laboral y su agenda propia.

Al dar este tipo de libertades a los trabajadores, ellos se sentirán más contentos con su trabajo. Eso se debe a que no estarán sometidos a una supervisión continua que les ejerza presión y les impida desenvolverse.

Más bien, tendrán la oportunidad de demostrar qué es lo mejor que tienen para ofrecer a la compañía.

Ahorros de espacio y dinero

Los teletrabajadores no ocupan espacios de trabajo en la empresa, y estos pueden aprovecharse de una mejor manera. Por lo tanto, quizás no haga falta ampliar la oficina o arrendar una más grande y más costosa. Más bien, puedes considerar la idea de escoger a algunos empleados para que hagan teletrabajo.

Esto traerá como resultado una reducción importante de costos en distintos campos, como el mantenimiento de instalaciones. A su vez, eso te permitirá usar de forma óptima los recursos de tu empresa, en lugar de desperdiciarlos. Por esos motivos, el ahorro es una de las diversas ventajas del teletrabajo.

Menos estrés y mayor productividad

Debido a que tus empleados decidirán en qué entorno trabajar, este les parecerá más acogedor, cómodo y agradable. Además, no tendrán que desperdiciar tiempo ni dinero desplazándose a ningún lugar con el fin de cumplir con sus obligaciones laborales.

Esos factores van a contribuir a que sus niveles de estrés se reduzcan considerablemente y, por consiguiente, sean más productivos. Sin duda alguna, contar con trabajadores más productivos beneficiará las ganancias y el éxito de tu negocio. Considerar esta modalidad laboral no es en realidad una mala idea.

¿Cuáles son las desventajas de tener teletrabajadores?

Debes estar consciente de que el teletrabajo no es una opción perfecta o infalible, pues también tiene algunos aspectos negativos. Las desventajas de esta modalidad se convierten en inconvenientes para la obtención de resultados excelentes en todos los casos.

Tener esta información te permitirá comparar los pros y los contras al decidir qué es lo más conveniente para tu negocio.

Aislamiento y pérdida de identidad empresarial

Al trabajar a distancia, desde sus casas, tus trabajadores podrían enfrentarse a las dificultades que supone el aislamiento. Eso se debe a que no irán a la oficina ni compartirán diariamente con sus compañeros de trabajo. Al estar aislados de esa manera, quizás sus estados de ánimo empiecen a verse afectados.

De modo similar, trabajar fuera de los establecimientos de tu empresa podría hacer que tus empleados sientan que no pertenecen a ella. Ese sentimiento, de no participar útil y activamente en el crecimiento de la compañía, influiría negativamente en su rendimiento.

Dificultades para trabajos en equipo

Trabajar en equipo, de forma armoniosa y eficaz, inevitablemente resulta fundamental para el progreso exitoso de prácticamente cualquier empresa. Sin embargo, esa clase de trabajo en conjunto sería un mayor desafío para tus teletrabajadores o empleados a distancia.

La razón es que no estarán en contacto directo y constante con sus compañeros, a diferencia de los empleados presenciales. Así que les costará más establecer relaciones profesionales fuertes que les permitan funcionar en mejor sincronía al trabajar juntos.

Problemas para controlar las horas de trabajo y el rendimiento

Si el contrato con tus empleados es por jornada de trabajo, y no por objetivos, el teletrabajo se dificulta. Eso se debe a que, al no estar presente una figura de autoridad que supervise el rendimiento, es más complicado controlarlo.

Existe el riesgo de que el trabajador se distraiga y no dé el máximo en todas sus labores. Algo similar sucede al contabilizar cuántas horas trabaja cada empleado, pues eso también puede volverse un problema.

A pesar de que hay sistemas o herramientas que solventan hasta cierto punto este inconveniente, siguen habiendo ciertos errores.

Ahora que sabes identificar los puntos a favor y en contra del trabajo a distancia, compáralos para saber cuáles predominan. Tú eres la persona indicada para determinar si tu negocio saldría beneficiado o perjudicado con la implementación de esta modalidad.

Andrés Luco
Andrés Luco
Ingeniero Civil Industrial, Pontificia Universidad Católica de Chile. MBA de la Universidad Adolfo Ibáñez. PDE Universidad de Los Andes. Socio fundador de Business Consulting.