Cómete esa rana
Aprende técnicas para manejar el estrés y relajarte
28 noviembre, 2016
Pronunciar correctamente un nombre, abre puertas
12 diciembre, 2016
Mostrar todo

Cómete esa rana

Hoy analizaremos el leído el libro de Brian Tracy “Cómete esa rana”

Así que empezaste tu día y hay mucho por hacer. ¿Te has preguntado alguna vez, por dónde empiezo?. Muchos dueños de negocio, se ven enfrentados a esta misma pregunta. Tienen muchas cosas en su plato: ventas, marketing, finanzas, contratar a personas, etc.. y no olvidemos, continuar entregando un producto de calidad. Muchas personas que se encuentran con tantas pelotas para hacer malabarismo, se bloquean y piensan: voy a empezar por el correo.

¿Te has encontrado haciendo eso? Y entonces: suena el teléfono. Y entonces un empleado viene a pedirte consejos. Y entonces te llama un cliente. Y antes de que te des cuenta, son las 6 de la tarde y todos se van para su casa, menos tu, y piensas, “Vaya, no he hecho nada de lo que tenía que hacer ahora”.

Hay una forma de parar con esta locura y se le llama “comerse la rana” Si no has leído el libro de Brian Tracy, te sugerimos que lo consigas y le des una buena leída.

La clave para dejar de procrastinar (y si, sabemos que crees que todo lo demás que hiciste es importante), es empezar cada día identificando el objetivo principal que tienes en el día. Y luego: “cómete esa rana”. Significa preguntarte continuamente: ¿Qué proyecto o actividad, si la hiciera de forma excelente y en el mejor de los tiempos, tendría el mayor impacto positivo en mi vida?

Y entonces, como nos diría NIKE “sólo hazlo”. Date el tiempo al inicio de cada día para enfocarte, realmente enfocarte y hacer lo mas grande y desagradable que tienes en el plato. Te sorprenderás de cómo resulta el resto del día.

Andrés Luco
Andrés Luco
Ingeniero Civil Industrial, Pontificia Universidad Católica de Chile. MBA de la Universidad Adolfo Ibáñez. PDE Universidad de Los Andes. Socio fundador de Business Consulting.