Creando tu plan de desarrollo personal
el-poder-del-storytelling
El poder del storytelling
4 mayo, 2020
incorporando-valor-agregado-a-tus-servicios
Incorporando valor agregado a tus servicios
11 mayo, 2020
Mostrar todo

Casilla 40: Creando tu plan de desarrollo personal

Creando tu plan de desarrollo personal

Los grandes líderes constantemente trabajan más en sí mismos que en su propio negocio. Esta semana centramos nuestro esfuerzo en el primer paso crítico para crear sinergia en tu negocio: la creación de tu Plan de Desarrollo Personal. Vamos a pensar en por qué es importante que cuentes con tu propio plan de desarrollo y qué planteamientos éste debería contener.

¿Tienes un plan de desarrollo personal? 9 de cada 10 dueños de negocio no lo tienen. Si tú lo tienes, déjame felicitarte. ¡Ha llegado el momento de utilizarlo!

La mayoría no lo tienen, porque creen que es demasiado trabajo y muy difícil de seguir. Pero es muy fácil de implementar con sólo unos simples pasos:

Primero, tomate un par de minutos para escribir 4 o 5 cosas que haces excelentemente y que contribuyen a que tu negocio sea muy exitoso. Si trabajas por cuenta propia, puedes incluir especificaciones técnicas relacionadas con tu producto o servicio. Si tienes un equipo pequeño de trabajadores, tu lista puede incluir también algunas actividades relacionadas con el personal (delegación, rendición de cuentas, etc.) Si cuentas con un negocio más grande, que reporta a un directorio y dirige a más equipos de trabajo, tu lista debe incluir cuestiones más específicas, algunas habilidades orientadas a tu equipo y algunas habilidades que den paso a la construcción de capitales.

Enfócate y pregúntate en dónde se encuentra tu negocio el día de hoy, dónde quieres que esté en 2 o 3 años y cuáles son las áreas en que se debe de trabajar para conseguir tus metas. Esto te ayudará a identificar las áreas críticas en las que tú y tu equipo deberán trabajar durante todo el año.

Ahora, toma una hoja de papel y divídela en cuatro cuadrantes. Vamos a dejar que cada cuadrante representan una cuarta parte del año – 1T, 2T, 3T y 4T. Esto te ayudará a visualizar el próximo año para que puedas priorizar las actividades.

A continuación, revisa la lista de las habilidades necesarias y escríbelas en cualquiera de los cuatro cuadrantes, según la urgencia con la que crees que deben desarrollarse. Limita cada cuadrante a sólo 2 o 3 áreas de habilidades específicas, pues agregar más podría no ser productivo o alcanzable.

Por último, ahora que distribuiste las habilidades fundamentales para el desarrollo de tu negocio en los cuatro trimestres del año, añade en cada cuadrante dos temas adicionales y recurrentes: tiempo de reflexión y planificación empresarial. Si incluyes estos temas en tu plan de desarrollo personal, será más probable que ajustes tu calendario al de tu equipo y ellos notarán que los tomas en cuenta.

Con este marco esencial, puedes comenzar a investigar donde están los mejores cursos, herramientas, seminarios, etc., para obtener las nuevas habilidades que necesitas para tu plan de desarrollo.

Pasa unos minutos cada mes para programar los eventos y actividades necesarias en el calendario, con una antelación de 2 a 3 meses, para que tengas suficiente tiempo para ejecutar el plan. Tu negocio debe tener al menos una planificación trimestral.

Haz un compromiso contigo mismo y con tu equipo para seguir adelante con tu plan. Haz tu plan completo antes de que comience la próxima semana. Compártelo con tu equipo y generarás un impacto positivo en ellos y en los resultados de tu negocio.

Andrés Luco
Andrés Luco
Ingeniero Civil Industrial, Pontificia Universidad Católica de Chile. MBA de la Universidad Adolfo Ibáñez. PDE Universidad de Los Andes. Socio fundador de Business Consulting.