¿Por qué es importante un Plan Estratégico? - Business Consulting SpA
¿Cómo gerenciar a las nuevas generaciones
¿Cómo gerenciar a las nuevas generaciones?
26 noviembre, 2018
Ganar, ganar Cierra negocios como un verdadero profesional
¿Ganar, ganar? Cierra negocios como un verdadero profesional
10 diciembre, 2018
Mostrar todo

¿Por qué es importante un Plan Estratégico?

¿Por qué es importante un Plan Estratégico

Hablar de un Plan Estratégico en una empresa u organización (grande o pequeña) e incluso en una ONG, es tan elemental como hablar de que cada persona debe tener un plan de vida que determine hacia dónde dirigir sus pasos para lograr esas metas y sueños tan anhelados.

En ese sentido, toda comunidad o grupo que ofrezca un producto, servicio, bien o experiencia debe tener un “Plan Estratégico” a corto, mediano y largo plazo que, además, se encuentre alineado a la misión, visión y objetivos de la empresa para utilizarlo como herramienta de planeación permitiendo que cada trabajador sepa cuál es el correcto direccionamiento de sus esfuerzos en función de esas metas.

De nada sirve que en una empresa los esfuerzos sean aislados, pues este comportamiento puede generar perdida de tiempo y de mucho dinero. Por el contrario, y como bien dice el dicho: “en la unión está la fuerza”, cuando todos los trabajadores tienen claro hacia dónde se quiere ir, por qué, para qué y cómo se puede lograr cada objetivo o meta gracias a la sinergia de los equipos, compartiendo los mismos valores y conductas de trabajo, generalmente las cosas salen bien y se obtienen mejores resultados.

¿Cuáles son las ventajas en tener un plan estratégico?

A rasgos generales, tener un Plan Estratégico ayuda a poner orden y a asignar prioridades en la gestión de los recursos para trabajar con eficiencia y eficacia. Además, fomenta el planeamiento y la comunicación interna, mantiene el enfoque en el futuro desde el presente, da una perspectiva positiva de desempeño en la organización facilitando la acción innovadora de dirección y liderazgo y, por sobre todas las cosas, organizar a todo el personal para lograr un objetivo estimula a poner en práctica valores corporativos como: trabajo en equipo, comunicación, compromiso, constancia, creatividad y desarrollo humano.

Pero definir un Plan estratégico implica, entre otras cosas:
1. Determinar la dirección. Para ello, los líderes de la empresa deben tener clara la visión de la misma y saberla comunicar o transmitir claramente a sus trabajadores.
2. Determinar la situación actual. Luego de tener claro hacia dónde queremos llegar, se debe realizar un análisis sobre la situación de la empresa, es decir, conocer sus fortalezas, debilidades, oportunidades y amenazas. Esta información generalmente se obtiene mediante un Análisis PESTEL (Político, Económico, Social, Tecnológico, Ambiente -Environment- y Legal), también se puede utilizar la Matriz EFE (Oportunidades y Amenazas) – EFI (Debilidades y Fortalezas).
3. Formular la estrategia. Nunca se puede llegar a los resultados finales sin antes establecer metas intermedias y las metodologías o pasos necesarios para ir avanzando, llevando un control a través de indicadores que deben ser medibles, específicos y adecuados a cada organización.

Cualquiera que fuere el objetivo de la organización, desde fijar metas para entrar a nuevos mercados o ampliarlos, diversificar productos o hasta ampliar sus operaciones hacia otras áreas, será necesario formular estrategias en pro de las oportunidades y fortalezas, tomando en cuenta que el mundo es cambiante y competitivo.

¿Usas la planificación dentro de tu empresa?

Si eres un ejecutivo o líder en alguna organización pregúntate: ¿qué es lo que realmente los mueve? Y no olvides que el planeamiento estratégico te va a ayudar a ver en macro lo que usualmente ves en pequeñas partes. En este proceso, la motivación y los incentivos guiados hacia los objetivos estratégicos de la empresa son clave; por lo tanto, el trabajo en equipo y el liderazgo también serán fundamentales en todo este recorrido.

Las decisiones gerenciales no pueden ser llevadas por la emoción de querer hacer realidad algo, deben ser asertivas, racionales y oportunas, conectadas a la realidad cambiante de los negocios, por lo que puede haber modificaciones o ajustes en los planes con el fin de alcanzar un estadio superior de crecimiento y desarrollo que se transforma en beneficios para todos los implicados.

Andrés Luco
Andrés Luco
Ingeniero Civil Industrial, Pontificia Universidad Católica de Chile. MBA de la Universidad Adolfo Ibáñez. PDE Universidad de Los Andes. Socio fundador de Business Consulting.